Los autónomos acusan a las plataformas online de saltarse la ley con sus plantillas

El STAC vuelve a reclamar la necesidad de la jubilación anticipada ante Carles Campuzano, diputado en el Congreso por el PDECAT
10/07/2017
La CNMC recurre ante el Supremo el decreto que regula Uber y Cabify
11/07/2017

Los autónomos acusan a las plataformas online de saltarse la ley con sus plantillas

Las nuevas empresas y plataformas online de economía colaborativa están construyendo sus imperios sobre la base de miles de autónomos, que les acusan de saltarse la legislación al camuflar bajo un contrato mercantil lo que en realidad es una relación laboral.

Firmas de reparto a domicilio como Deliveroo o Glovo o de transporte urbano como Uber o Cabify emplean a miles de trabajadores, pero apenas tienen en nómina, cotizando a la Seguridad Social y pagando los impuestos correspondientes por ello, a un 7 por ciento del total. Entre estas cuatro firmas, en concreto, dan trabajo a unas 7.000 personas, pero sólo tienen contrato laboral con poco más de 480.

Agrupadas en la asociación Adigital, las firmas online han reclamado ahora al Gobierno un cambio de la legislación para poder eludir las contrataciones y seguir operando como hasta ahora sin temor a inspecciones laborales. José Luis Zimmermann, director general de la asociación, explica que “lo que nosotros tenemos es una relación mercantil, en ningún caso laboral, y lo que pedimos es una adaptación de la legislación que regula a los autónomos para poder darles beneficios sin que haya una inspección por ello que nos obligue a cambiar esto”. Según dice, “se trataría de crear la figura del autónomo digital para que haya una mayor seguridad jurídica y poder llegar a cotizar por ellos en la Seguridad Social, hacerles seguros o incluso aplicarles las correspondientes retenciones fiscales”.

Cumplir la ley

Es algo que rechazan, sin embargo, de forma tajante las organizaciones de trabajadores por cuenta ajena. Así, Lorenzo Amor, presidente de la Federación de Trabajadores Autónomos ATA, asegura que ?lo que no se puede es pretender cambiar la normativa para intentar regularizar falsos autónomos, porque sería lo mismo que si alguien pidiera poder vender cervezas sin licencia en la Puerta del Sol o comercializar tortillas con huevos en mal estado para reducir costes”. Para ATA, “la legislación actual es muy clara y no hay que cambiarla sino cumplirla y no tratar de disfrazar como autónomos a trabajadores por cuenta ajena”.

La polémica, en cualquier caso, va en aumento y este pasado fin de semana, por ejemplo, los más de mil empleados que tiene Deliveroo han ido a la huelga para denunciar además la situación de máxima precariedad en la que tienen que trabajar. La compañía tiene únicamente 80 empleados en nómina para la gestión de la plataforma, pero los repartidores son trabajadores por cuenta ajena a los que ni siquiera aseguran un mínimo de 20 horas de trabajo y de servicios por hora, tal y como se comprometieron en el contrato de afiliación, denuncia la plataforma Riders por derechos, que organiza los paros.

Además de tener que tener que comprar una bicicleta para el reparto, deben abonar la cotización de autónomos así como el IVA y el IRPF correspondiente. Según denuncian, son en realidad “falsos autónomos con una relación laboral que no queda recogida por contrato”, ya que son asalariados y la firma decide cuánto y cuándo tienen que trabajar. De hecho, es Deliveroo la que factura por los pedidos, pagándoles luego una comisión. La empresa mantiene, sin embargo, que si tuviera que contratarles no sería rentable e iría a la quiebra.

La competencia directa de Deliveroo en España es Glovo. La compañía tiene actualmente 80 trabajadores en nómina y cuenta con 2.000 autónomos, conocidos como glovers, para realizar los pedidos. Para trabajar para la firma de reparto a domicilio hay que cumplir los mismos requisitos que en Deliveroo: hablar castellano, disponer de un vehículo, un teléfono inteligente y darse de alta como autónomo. En este caso no tienen que cumplir un horario mínimo, pero cobran por pedido en función de la espera, los kilómetros recorridos y las inclemencias metereológicas. Así, la operación la gestiona y la cobra la plataforma que luego subcontrata el envío.

El sistema de trabajo de Glovo obliga a los repartidores a estar a su disposición durante el horario que han elegido haya o no pedidos, por lo que no les aseguran que vayan a cobrar. La plataforma muestra dos veces por semana las franjas horarias para colaborar en función de la demanda esperada y luego cada glover decide a cual se apunta, haya volumen de trabajo suficiente o no.

Asimismo, las plataformas Uber y Cabify están en el punto de mira de la justicia europea por su tipo de organización empresarial y laboral, ya que el abogado general de la UE ha abierto la puerta a que sean empresas de transporte y no plataformas tecnológicas. Uber España tiene 23 empleados en nómina mientras que la plantilla fija de Cabify asciende hasta los 300. Ninguna de las dos compañías ha querido revelar cuantos conductores tienen adscritos a sus plataformas, pero en España hay más de 5.000 VTC, licencias de alquiler de vehículos con conductor, de las cuales más de 3.650 se han dado en los últimos años, coincidiendo con el boom de ambas plataformas.

El modelo de asociación es distinto en las dos compañías.Uber realiza contratos de servicio con los autónomos o las empresas que explotan las VTC por la cuál estas cobran la carrera y pagan una tarifa por el servicio, que son fijos. Por su parte, Cabify funciona como una agencia de viajes que cobra el servicio y lo subcontrata a las VTC asociadas, exigiendo exclusividad y fijando tarifas.

http://bit.ly/2u6QNxs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *