Uber viene del futuro. Uno con coches autónomos, con vehículos voladores, y sin conductores. Pese a ello, sus tácticas empresariales son muy del presente: puertas giratorias; trabajadores sin contrato, turno definido ni horarios; pérdidas de miles de millones soportadas por la inversión de fondos de capital riesgo; llamar “privilegiados” a los autónomos y pymes que operan su sector y “monopolio” al servicio público….