LOS TAXISTAS TIENEN RAZÓN (NO TODA) AL HABLAR DE UBER Y CABIFY, PERO…

LA TAXIEUROPE ALLIANCE SE PRESENTA EN BRUSELAS CON VOCACIÓN DE QUE EL SECTOR DEL TAXI EUROPEO TENGA UNA VOZ ÚNICA E INSTITUCIONALIZADA
28/04/2017
DE MOMENTO SOLO EN FRANCIA Blablacar lanza una aplicación para compartir trayectos cortos
03/05/2017

LOS TAXISTAS TIENEN RAZÓN (NO TODA) AL HABLAR DE UBER Y CABIFY, PERO…

Una de las noticias del día es la quema presuntamente intencionada -aunque suene evidente- de unos vehículos de alquiler con conductor (o VTC) en Castilblanco de los Arroyos, a 40 kilómetros de Sevilla. Esos coches iban a reforzar el servicio con motivo de la Feria de Abril en la capital, los conductores estaban dormidos cuando empezó la barbacoa. Al percatarse del incendio hubo sujetos que impidieron salir a los conductores de su alojamiento -esto es muy turbio- y uno de los conductores consiguió salvar un coche tirando una verja.

Los coches calcinados son nueve Opel Insignia, Hyundai i40 y similares, que bien pueden estar sobre los 30.000 euros con un equipamiento y motores medios. Los daños son cuantiosos, podemos estimarlos en 200.000 euros considerando depreciación de los coches y lucro cesante. Si pillan a los responsables, tendrán que vérselas con los servicios jurídicos de la aseguradoras.

¿Y quién ha sido? Todos nos hacemos una idea, pero como periodista tengo que dar una información veraz y contrastada, así que hay que esperar a que se imputen responsabilidades al autor o autores. Desde luego las sospechas recaen en un colectivo muy concreto que no necesita presentación, y habría que matizar que serían miembros de un colectivo, no que representen a dicho colectivo, obviamente.

En la batalla dialéctica de taxistas versus alternativas -principalmente Cabify y Uber- hay que decir que los taxistas tienen razón en que la regulación vigente exige que los VTC solo pueden aceptar viajes desde la aplicación cuando están en sus bases, y no pueden estar en la calle esperando servicios. Sí, en teoría esos coches no pueden estar en movimiento si no es para dejar a un cliente en destino, o para ir a recogerle, o para ir a la base.

Sin embargo, uno puede tener toda la razón en el fondo, y perderla mediante las formas. Ejemplo:

Seguramente todo lo que dice este caballero es muy legítimo, hasta que dice “le arranco la cabeza”. No, no hay que arrancar la cabeza a nadie, se denuncia, y que la ley actúe. Seguro que si todos los taxistas que ven infracciones recurren a métodos legales, los VTC respetarán -cuando no lo hagan- la normativa con un poco más de celo. Todo lo demás, está de más, y eso incluye la violencia verbal, amenazas, daños contra la propiedad, etc.

La llegada de alternativas del transporte cambiará para siempre el sector del taxi, como ya ha pasado en otros países, y en buena parte porque los clientes así lo eligen. Si la gente quiere ir en coches de gama más alta, con chóferes trajeados, botellas de agua… y pagar lo mismo, un poco más o un poco menos, será su elección. La ley ha de respetarse, no digo lo contrario.

¿Que hay irregularidades? Se denuncian, para eso tenemos las leyes y los reglamentos. Traspasar esas fronteras se sale de rosca y contribuye a mantener una imagen poco amable del colectivo, y crecientemente, hay gente que no quiere montarse en taxis por cosas como esa. Mejor reflexionar un poco sobre todo esto.

¿Y qué salidas hay? Unas cuantas. Cabify trabaja con taxistas, y hay otras aplicaciones, como Micocar, que dan más trabajo al taxista (aunque pueda bajar el margen) y permite fidelizar cuando la experiencia ha sido positiva. Uno de los problemas del taxi corriente y moliente es que el cliente no sabe nada de la persona que le va a llevar: con las aplicaciones no pasa eso, las manzanas podridas duran poco en el sistema si tienen malas puntuaciones.

No tengo nada en contra de los taxistas ni los VTC. En su momento me plantee sacarme la licencia VTC y me miré los requisitos legales, un poco farragosos en 2012. Eso sí, cuando vivía en Sevilla, me tocó muchísimo los huevos que el autobús de Santa Justa al aeropuerto de San Pablo pasase de costar de 2 a 4 euros (+200%) por “presiones externas” al Ayuntamiento de Sevilla. Quien sea lo suficientemente inteligente comprenderá todo lo demás.

Mucho me temo que el colectivo del taxi no puede evitar la ola de cambio, y se tendrán que adaptar. Eso implica que tendrán que mejorar su servicio, tener más mano izquierda en relaciones públicas, exigir a la administración que baje los precios, acabar con la especulación de las licencias… No puede ser que estén trabajando de sol a sol, cobrando un servicio caro, y no llegando a fin de mes. Eso es ineficiente para ellos y para los clientes, y por lo tanto, se tiene que mejorar.

Y esto lo dice alguien que trabaja en un sector donde ya han empezado los cambios, no siempre son para bien, y me jodo en la parte que me toca estoicamente.

PD: Uber, actualmente, solo opera en España con VTC, no con el servicio ilegal UberPOP, que usaba coches y conductores particulares sin cumplir la normativa vigente en materia de transportes, Hacienda, Seguridad Social, etc.

http://javiercostas.com/2017/05/los-taxistas-tienen-razon-no-toda-al-hablar-de-uber-y-cabify-pero/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *